El Diario Geek

Este coche de choque es más rápido que el McLaren de Fernando Alonso

Si os gusta la Fórmula 1 o los anuncios de coches sin gracia seguramente conozcáis a Fernando Alonso. El famoso conductor de bólidos de carreras está pasando por un buen bache, y es que el pobrecito mío no gana carreras ni aunque el resto de coches vayan marcha atrás. La culpa se le suele echar al coche, que dice que no corre lo suficiente. A lo mejor, lo que Fernando Alonso necesita es este coche de choque tuning.

Dejando las tonterías de lado, hoy toca hablar de Colin Furze, bautizado como el inventor chiflado del siglo XXI. El bueno de Colin, apoyado por la BBC y el programa de coches Top Gear, ha tuneado un coche de choque — sí, de esos de la feria que suelen estar llenos de chonis — y le ha metido un motor de 600 cc que alcanza una velocidad de hasta 161 kilómetros por hora.

El coche de choque más rápido del mundo

Y no es una forma de hablar. Este invento ha sido la pasarela de Furze para conseguir su primer Record Guinness. El proceso de fabricación de este peculiar medio de transporte tan curioso como inseguro es realmente interesante. Así lo cuentan desde la web oficial de Guinness World Records.

Por lo visto, Colin cogió un coche de choque de 1960 y le quitó el motor eléctrico para meterle un motor extraído de una moto deportiva de cuatro cilindros y 600 centímetros cúbicos. A eso le añadió un eje trasero de dos rueda de un Kart y un sistema de frenado de 100CV. Vamos, que mi Ford Fiesta parece un coche de Scalextric comparado con esto.

Echando cuentas, esto permitiría que el coche alcanzase hasta los 241 km/h. En las dos carreras que hizo, Colin consiguió 172,83 km/h y 150,12 km/h, lo que deja una media de 161,34 km/h. Si veis el vídeo de arriba escucharéis cómo ruge y suena el motor — a Haze le gusta esto — . También podréis ver que va sin casco y sin protecciones, algo que no parece demasiado seguro teniendo en cuenta que el coche de choque va más rápido que el Delorean — y que el coche de Fernando Alonso, pero tampoco quiero ir a hacer sangre — .

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!