El Diario Geek

Cock Hero, cuando la gamificación y el storytelling se unen al porno

Todos, todos y cada uno de nosotros (y nosotras, chicas, y nosotras) ha visto, en algún momento de su vida, un vídeo de esos calentitos. No sabemos cómo dimos con el primero o quién nos dijo dónde encontrarlo, pero todos sabemos que ese tipo de vídeos están online, su acceso es gratuito y se pueden ver desde cualquier dispositivo. Hasta aquí no creo que haya ninguna sorpresa, ¿no? Bien. ¿Cuál es el tema? Estos vídeos, al igual que todos los vídeos, y en general, cualquier cosa con la que el ser humano interactúe, acaban aburriendo, y el cuerpo nos pide cosas nuevas.

Por eso las productoras se ven obligadas a innovar constantemente. Hubo una época en la que se pusieron de moda las webcams, ahora se lleva el rollo amateur… pero sea como sea, siempre es lo mismo: chico conoce chica, se enamoran locamente y acaban con el ñiqui ñiqui. Aburre tras tantísima cantidad de años viendo siempre lo mismo (los varones saben de qué estoy hablando). Es aquí donde entra la comunidad, que es la que tiene ideas frescas y es capaz de hacer algunas cosas bastante curiosas, como la que os voy a presentar hoy: Cock Hero.

Cuando la gamificación y el storytelling se aplican al porno

Nota aclaratoria: la “gamificación” es una técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional con el fin de conseguir mejores resultados, ya sea para absorber mejor algunos conocimientos, mejorar alguna habilidad, o bien recompensar acciones concretas, entre otros muchos objetivos. “Storytelling” es contar historias, sin más.

No me preguntéis cómo he llegado a este vídeo, o más bien, a esta lista de reproducción, cuanto menos curiosa. Cock Hero es el resultado de aplicar la mecánica de los videojuegos en una historia, en la que nosotros, como usuarios que vemos el vídeo, tenemos que conseguir algún objetivo aguantando mientras nos… bueno, ya sabéis, mientras hacemos eso que se va a hacer a las webs de esta índole.

El vídeo, cuyo nombre es SwordQuest, empieza enseñándonos a una despampanante modelo, la Princesa Miriama, a la que debemos rescatar usando nuestra “enorme espada” para derrotar a la malvada RedFox, una diabla. La princesa (foto izquierda), acompañada de música de fondo, nos cuenta la historia de su rapto al ritmo de una música que muestra unos beats en la parte inferior. Estos beats van cambiando de ritmo/velocidad según el momento de la aventura en el que nos encontremos (foto central y derecha), y nosotros, para conseguir el objetivo de rescatar a la princesa, debemos “seguir el ritmo” que nos marca el vídeo (fijaos en los beats rosas).

Según lo “caliente” que sea la escena, la música se vuelve más rápida o más lenta, y por tanto, nosotros tenemos que “movernos” a la par. Lo más interesante, más allá del objetivo del vídeo, que todos sabemos cuál es, es que cada escena tiene su propósito, su protagonista, que te va contando una parte de la historia para que la entiendas, como si estuvieras viendo el capítulo de la serie. Como podéis ver en la foto de la izquierda hay unos subtítulos que narran la historia, una mecánica que se repite en todas las escenas y que hacen que la historia sea completa.

Por ejemplo, la imagen central hace referencia a una especie de hada madrina que te bendice con un ritual de flores. Obviamente es un vídeo de una chica manoseándose, pero si acabas la escena aguantando el ritmo avanzas en la historia y, al final, te cuenta otro cachito para que vayas uniendo todas las piezas del puzzle. Lo realmente interesante es que tiene su factor recompensa, porque si terminas antes de lo previsto no vas a querer seguir viendo el vídeo y, por tanto, te quedarás sin conocer el final (que si adelantáis del vídeo veréis que es foll*rse a la princesa, como os podríais imaginar).

A donde quiero llegar es a que siempre hay alguna forma de innovar. Sé que esto puede parecer una tontería y un tema un poco controvertido/tabú, pero me parece de lo más interesante cómo se puede hacer que algo tan “simplón” como es un vídeo porno, cuyo objetivo es el que es, puede llegar a ser algo más llevando esa “experiencia” hacia otros ámbitos como es el de las historias y los videojuegos. ¿Lo más gracioso? Estos vídeos los hace un usuario, no una productora. Si queréis ver el vídeo, que sé que sí, solo tenéis que poner “Cock Hero: SwordQuest” en Pornhub (os enlazaría, pero entonces Google se enfadaría, y nadie quiere que Google se enfade). Si alguien os pilla y os preguntáis qué estáis haciendo le podéis decir que estáis viendo el último capítulo de Juego de Tronos, tampoco hay demasiada diferencia.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!