El Diario Geek

Cómo crear la contraseña más segura del mundo usando solo una letra

¿La contraseña de tu Facebook es “nombre+1234”? ¿Eres de los que tienen la misma contraseña en todos lados? Seguro que no, porque tú eres una persona lista, pero posiblemente tengas algún primo que sí lo hace, ¿verdad? Pues entonces haces bien en leer esto, porque lo mismo le puedes ahorrar un disgusto. Cuando te dicen que crees una contraseña segura no te lo dicen por gusto; te lo dicen porque este tipo de contraseñas fáciles son muy sencillas de hackear.

Entiendo que una contraseña como aowinb-i0vbn+/409jdvb09bn no es fácil de recordar, y si tienes 90 cuentas con 90 contraseñas como esta te puedes acabar volviendo loco. No voy a convencerte de que uses una contraseña diferente para cada cuenta que tengas — porque sé que no lo vas a hacer, calamar — . Si vas a usar la misma contraseña para todo, al menos usa una que sea difícil de adivinar. Y aquí tienes un truco súper sencillo para hacerlo.

Crear una contraseña ultra segura es fácil y sencillo

Tan sencillo como añadir una simple letra — Imagen de Enter.co

El truco es tan sencillo como añadir una “Ñ” a la contraseña. El motivo es muy simple: la “ñ” no pertenece al alfabeto latino básico, que es el sistema de escritura alfabético más utilizado del mundo. Añadir una “ñ” a tu contraseña le dará una capa extra de seguridad que multiplicará exponencialmente el tiempo necesario para hackearla. Los hackers rusos ya no podrán robarte tu cuenta de Facebook, ¡já!

Por lo general, cualquier página web medianamente decente te exige que pongas una contraseña de mínimo ocho caracteres. Para que veáis cómo aumenta la seguridad de la contraseña añadiendo la letra “ñ”, vamos a hacer la prueba usando howsecureismypassword.net, una web que te dice cuánto tardaría un ordenador en crackear tu contraseña. O al menos una estimación, no nos vamos a poner exquisitos. La contraseña que vamos a usar es “mimamamemima”.

Sin letra “Ñ”

Si ponemos “mimamamemima”, un ordenador tardaría unas cuatro semanas en hackearla. Todo dependerá de la potencia del ordenador, claro está, pero lo que no deja de ser cierto es que la contraseña esta es más floja que el perro de Heidi.

Poniendo una letra “Ñ” al final

Ala, ahí llevas. He escrito “mimamamemimamuchoñ”, y la seguridad se dispara hasta el infinito y más allá. La contraseña que estábamos usando antes se convierte en una contraseña bastante más segura, hasta el punto de que se tardarían 760 millones de años en hackearla. Y no sé tú, pero yo no tengo un enemigo que vaya a estar vivo tantos años para hackearme el Facebook. Pero podemos ir más allá.

Con una “Ñ” al principio y otra al final

Si ponemos “ñmimamamemimañ”, un ordenador tardaría unos 477 billones de años en hackearla. Para entonces La Tierra habrá reventado por culpa de un meteorito o lo que sea. Y si no hay Tierra no habrá contraseña que hackear, así que es un win-win.

Cambia tu contraseña y hazte un favor, porque a diferencia de lo que podrías pensar, la gente como tú y como yo somos los principales blancos de piratas, hackers y gente de mala fe. La “Ñ” es la verdadera salud.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!