El Diario Geek

Los consoladores también se pueden hackear

Nos tienen a todos acojonados con los virus. Que si instálate no-sé-qué antivirus en tu teléfono o en tu ordenador; que si no veas películas online, que entran virus; que si no te metas en páginas guarras… A lo mejor lo que no tendrías que meterte es otra cosa en otro sitio, porque sí, ese juguetito también se puede hackear.

De acuerdo a la empresa Trend Micro -que fabrica software- los consoladores también pueden ser víctimas de ciberataques y pueden ser manipulados por terceros -que artículo más turbio, por Dios…-. Para ilustrar semejante afirmación, Udo Schnedier -representante de Trend Micro- puso encima de la mesa en la que daba una conferencia un consolador -o vibrador, como queráis llamarlo- de color rosa neón -dato importante-.

Enfrente de todos los periodistas tecleo unas cuántas líneas de código en su portátil y, por arte de magia, el vibrador echó a andar, o a vibrar, o a lo que coño haga un cacharro de esos. Claro, os podéis imaginar las risas, un jijijaja constante, pero el mensaje que hay detrás de todo esto es acojonante.

A ver, que si resulta que el hacker sabe lo que se hace, lo mismo te puede hacer pasar el mejor rato de tu vida, ¿sabes? Pero oye, que lo mismo se pasa de velocidad y te acaba dejando… eso… como una mierda.

Hackear un pene de goma es solo el principio

Poner en marcha un vibrador desde un ordenador es divertido y te puede sacar una risa, pero… ¿y si llegásemos al final? Podríamos averiguar quién es el fabricante, conocer su correo, y hacernos pasar por él. De esa manera, se te podría estafar, y a ver cómo le cuentas tu a la policía que tu fabricante de consoladores de confianza te está estafando.

El problema es que, no sé por qué, tenemos la puñetera manía de conectarlo todo a Internet o al teléfono. En el momento en el que algo tenga Internet, es susceptible de ser atacado. Incluso hay algunos que los puedes manejar desde el iPhone con una aplicación -vaya por delante que antes de escribir esto me he informado, ¿vale? No quiero que mi madre se piense nada raro-.

Esto es una funda para el iPhone con vibrador incorporado, todo un avance de la ciencia – Imagen del Huffington Post

En fin, que la moraleja del artículo es que deberíamos tener más cuidado con lo que compramos y lo que conectamos, porque se empieza con un vibrador y se acaba hackeando hospitales como pasó en Alemania o en Hollywood, en la que unos hackers bloquearon todos los ordenadores de unos hospitales hasta que no pagasen no-sé-cuántos euros. Y ahí sí que no se rió nadie.

Fuente: Huffington Post

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!