El Diario Geek

Cyflix, la bicicleta con la que te quedas sin Netflix si dejas de pedalear

Ay, Netflix, ese maravilloso repositorio de películas y series con las que perder años y años de tu vida enfrente de la televisión. Netflix se ha convertido, junto a otros servicios como HBO o Spotify Premium, en un imprescindible a la hora de consumir contenido multimedia, pero claro, ahora nos encontramos en la tesitura de elegir: o ver el último capítulo de Narcos o hacer ejercicio. Y yo, francamente, lo tendría muy claro. Narcos mola demasiado.

Ronan Byrne parece que debió pensar algo parecido a la hora de desarrollar Cyflyx, una bicicleta conectada a Netflix que nos obliga a hacer ejercicio si queremos ver una película o serie. Cyflyx viene de “Cycle” y “Netflix”, y como podréis ver en el vídeo de abajo, es una bicicleta que, si dejas de pedalear a un ritmo determinado, detiene el capítulo hasta que vuelvas a estar a tope. Un invento del demonio, sin lugar a dudas.

¡Ponte a pedalerar! Ese capítulo no va a reproducirse solo

La idea de la bicicleta no es tanto castigar al usuario que no sigue el ritmo sino ofrecerle una recompensa a cambio de ser constante. Ya existen otras bicicletas del estilo que hacen algo parecido, pero en lugar de pausar el capítulo apagan la tele o cierran Netflix, y eso es una put*da en toda regla. La idea de Cyflix es que, si vuelves al ritmo, vuelve el capítulo.

Lo primero que hay que hacer es establecer un ritmo medio, es decir, una velocidad mínima, y el tiempo que durará el ejercicio (60 minutos si vamos a ver un capítulo de Juego de Tronos, por ejemplo). Una vez hecho, el dispositivo espera a que elijas qué vas a ver y nada más le des al play empezará a contar. A partir de ahora, si te paras se para el capítulo.

“¡Pero qué invento tan maravillo! Seguro que cuesta un pastón y este tío se va a forrar”, pensaréis algunos. Y nada más lejos de la realidad. Byrnes ha subido las instrucciones para que cualquier persona se monte su propia Cyflix a Instructables, una web para inventores y creadores. Solo necesitáis una bicicleta estática, una Rasperry Pi, saber inglés, algo de programación y tener paciencia. Él mismo reconoce que no pretende lucrarse con este invento y que, tal y como revela por correo a Verne, solo quiere que todas las personas puedan divertirse tanto como él.

Ya no tienes excusa. Suelta el paquete de Doritos y súbete a la bici, que ese capítulo de Juego de Tronos no va a reproducirse solo.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!