El Diario Geek

El 25% de los seguidores de Donald Trump en Twitter son falsos

El polémico Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tiene una enorme cantidad de seguidores en su perfil de Twitter. 27,5 millones, para ser exactos. Cualquier persona que no sepa de redes sociales y se meta en su perfil deducirá, automáticamente, que a este peculiar señor lo siguen muchísimas personas, y no se equivocará — al menos, no del todo — .

Las redes sociales reflejan quiénes somos y cuán influyentes somos en el mundo 2.0, y por eso es importante que los perfiles de las más grandes personalidades estén bien infladas. Imaginad que a Donald Trump lo siguiesen 10.000 personas en Twitter. ¿Qué imagen daría? Pues pésima, de que no lo sigue ni su prima, la coja. Ese es el motivo por el que hay empresas a las que le puedes comprar seguidores para inflar tu cuenta, y dar la sensación de que eres más popular en redes de lo que realmente eres.

¿Por qué he elegido a Donald Trump para hacer este artículo? Pues porque cada vez que habla sube el pan. Twitter sufre un pequeño terremoto cada vez que este personaje tweetea, por no hablar de las empresas. Cada vez que Trump menciona a una empresa, sus acciones en bolsa se tambalean, por lo que es el mejor ejemplo para ilustrar esta publicación.

Analizando los followers de Donald Trump en Twitter

Los seguidores falsos son más populares de lo que parece — Imagen de ElCalce

TwitterAudit es una herramienta muy útil para analizar la calidad de los seguidores de un perfil de Twitter. La herramienta coge una muestra de 5.000 seguidores de una cuenta y los analiza, basándose en el número de tweets que han publicado, la fecha del último tweet y el ratio de seguidores/followback. No es una herramienta perfecta, por supuesto, pero es una herramienta más que fiable cuya muestra no es precisamente pequeña.

Para auditar una cuenta es necesario pagar, pero un buen samaritano lo hizo por mí hace dos meses. ¿Eso qué significa? Que el resultado es más que fiable, puesto que el análisis es reciente. No voy a negar que extrapolar 5.000 seguidores a 27,5 millones es una barbaridad, pero la API de Twitter tiene sus límites (y la herramienta es gratuita, qué más queréis).

De acuerdo a TwitterAudit, el 27% de los seguidores de Donald Trump son falsos. Eso significa que, de los 27,5 millones de sus followers, 7,5 millones son más falsos que un billete de madera (más o menos, seguidor arriba, seguidor abajo). ¿Y podemos demostrarlo por nosotros mismos? Por supuesto, solo tenemos que echar un vistazo a sus seguidores y tener los siguientes puntos en cuenta.

Cómo identificar a los seguidores falsos en Twitter

Es muy sencillo si sabes qué características tienen — Imagen de lopezdoriga

Por lo general, descubrir a los seguidores falsos de una cuenta es muy sencillo. Si bien es cierto que depende de la calidad de los bots que la empresa tenga (y, por tanto, de su precio) podemos decir que los fake followers tienen las siguientes características:

  • No tienen foto, o lo que es lo mismo, tienen la foto del huevo. Tampoco tienen descripción o el perfil personalizado.
  • No tweetean — o publican cosas muy aleatorias — ni interactúan con las cuentas a las que siguen. Si lo hacen, en sus tweets mencionan a muchas personas.
  • No tienen seguidores o, si tienen, tienen pocos.
  • Su nombre de usuario suele ser nombre+muchos números (jose5698548) o un conjunto aleatorio de caracteres (biurnbinboinro).
  • Siguen cuentas verificadas o con muchos seguidores, que además suelen seguir una temática similar (solo siguen a empresas de tecnología, futbolistas…). Eso significa que esos perfiles también compran seguidores, por cierto.

Ahora que ya sabes esto, solo tienes que meterte en el perfil de Donald Trump e investigar un poco en sus seguidores. Eso es lo que he hecho yo, y en solo 10 minutos he encontrado una enorme cantidad de seguidores falsos (1 de cada 4, más o menos). Mirad cómo se cumplen las características de arriba al dedillo.

Descubriendo los seguidores falsos de Donald Trump

Me he metido en el perfil de Donald Trump y, de forma totalmente aleatoria, he capturado la pantalla. Esos son los seis perfiles que he pillado, y si nos metemos en ellos veremos que son más falsos que un petitsuisse de chorizo. Fíjate qué nos encontramos si nos metemos dentro sus perfiles.

@matutake0205

Ni foto, ni descripción, ni perfil personalizado. No ha tuiteado nunca, no tiene seguidores, y solo sigue a una cuenta que es, efectivamente, el perfil oficial de Donald Trump. Un bot en toda regla que, si lo miramos dentro de un par de días, os garantizo que seguirá exactamente igual.

@Ide1P

Más de lo mismo: un perfil no personalizado, que se ha abierto la cuenta este mismo mes. No tiene seguidores, solo sigue a personalidades, famosos y entidades conocidas. No hay tweeteado, no ha interactuado con ninguna de estas cuentas y su nombre de usuario es completamente aleatorio. Falso, falsísimo.

@ABsFB0tn3krWfzI

Vaya, qué coincidencia. Otro perfil sin descripción, ni foto, ni portada. Sigue a cuentas institucionales, personalidades, otros políticos, cuentas de entidades famosas… No sé Rick, parece falso.

Si bajamos, y bajamos, y bajamos en los seguidores de Donald Trump, nos encontramos que esto se repite de forma continuada a lo largo de los días. Aquí tenéis lo que me he ido encontrando haciendo scroll durante cinco minutos en sus seguidores. Si os metéis en sus perfiles, todos cumplen las características de los seguidores falsos.

No os creáis todo lo que veis en redes sociales. Todo esto es un juego psicológico para que los usuarios de la red piensen que el perfil es más importante y seguido de lo que realmente es. Os invito a hacer esto con alguna persona a la que sigáis, un futbolista, una empresa o un político.

En las redes sociales hay mucha mie*da, y eso que no nos hemos puesto a mirar en Instagram o Facebook. Solo os digo que el perfil de estos bots es exactamente el mismo sea cual sea la red social, y cumple las mismas características. Pasaos por la cuenta de Cristiano Ronaldo, Ariana Grande o El Papa, que os vais a inflar de reír.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!