El Diario Geek

Una funda para tener Android en un iPhone, porque sí

¿Recordáis ese post que se publicó en El Diario Geek sobre un caballero que había conseguido instalar Windows 95 en un Apple Watch? Bueno, pues se ve que no se quedó a gusto, y junto a sus colegas de Tendigi, Nick Lee ha hecho un juguetito para usar Android en un iPhone. Aunque a nivel de utilidad no es algo realmente extraordinario, sí es cierto que el desarrollador se lo ha currado mucho -y además su blog está alojado en Medium como nosotros, o sea que respect, bro!-

Corriendo Android en iOS usando una… funda

El aparato en cuestión es, ni más ni menos, que una funda inteligente. Básicamente descargamos una aplicación a nuestro iPhone y conectamos la funda al teléfono. Listo. No tenemos que hacer nada más. Automáticamente, cuando abrimos la aplicación, nos aparece la pantalla de escritorio de Android 4.4. KitKat y la podemos usar tan normalmente.

El equipo de Nick Lee ha tardado, ni más ni menos que 45 horas en hacer funcionar esta smartcase -”Carcasa inteligente” en la lengua de Cervantes-. ¿Para qué? Pues para nada, por que aunque en el vídeo todo parece funcionar a las mil maravillas -quitando el lag que tiene de vez en cuando-, esta carcasa es un simple juguete.

No está pensado, de momento, que se vaya a poner a la venta. Por varios motivos, según informan en The Next Web, destacando que tiene detrás un desarrollo tedioso y porque su lanzamiento no sería fácil. Lo normal ¿no?, un día de te aburres y tienes 45 horas libres y creas un cacharro que luego acaba guardado en el mismo cajón en el que tienes los cargadores de Nokia antiguos.

¿Y cómo funciona esta funda mágica?

Así se ve el escritorio, como los móviles chinos baratos — Captura de pantalla del vídeo

No tiene mucho misterio, para qué nos vamos a engañar. El desarrollo en sí es complejo, por supuesto, pero no deja de ser un truco. La carcasa tiene Android instalado, y cuando la contectamos al iPhone, lo único que estamos haciendo es conectarle una pantalla.

Es exactamente el mismo funcionamiento que una torre y un monitor. Tú puedes tener la torre funcionando a to’ trapo, pero hasta que no lo conectas a un monitor no sirve para nada. Pues esto es igual, solo que el monitor es un iPhone de más de 600 euros, porque sí, porque puedes.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!