El Diario Geek

Internet Noise o cómo joder a las operadoras para que no vendan nuestro historial

Todos sabemos que Estados Unidos es bastante peculiar con el tema de la privacidad y la seguridad. El que se jacta de ser el país de la libertad tiene acceso a toda la información de casi cualquier ciudadano del mundo gracias a Internet, pero ahora quiere llevarlo un poquito más lejos. Permitidme que os ponga en contexto.

Hace uno días, exactamente el 28 de marzo, el Congreso de los Estados Unidos votó una ley a favor de que los ISP (Internet Service Providers, a.k.a. proveedores de Internet) pudieran vender nuestro historial de búsquedas en Internet a terceros. Esto es, para que os hagáis una idea, exactamente lo mismo que hacen Google y Facebook, pero elevado a la enésima potencia.

Google, en principio, solo puede saber lo que buscas en Google, pero no lo que buscas en Facebook, Twitter, la página de tu universidad o en tu web porno favorita. Tu operadora lo sabe absolutamente todo, porque todo lo que buscas en Internet pasa, antes que por ningún sitio, por tu proveedor. Digamos que Google sabe lo que buscas en Google y Vodafone, Movistar y compañía saben lo que buscas en todos lados.

Esto no le ha sentado demasiado bien a los usuarios, que se han puesto de acuerdo para “boicotear” esta nueva medida. La clave está en que los ISP acceden a todas nuestras búsquedas e historial, ¿pero y si falseamos esas búsquedas? ¿Y si generamos búsquedas aleatorias que se mezclen con nuestras búsquedas reales? Nadie querrá comprar esos datos porque no serán verdaderos, ni sabrá qué búsquedas son legítimas y cuáles son falsas, por lo que no servirán para que los anunciantes nos dirijan su publicidad. Esto, damas y caballeros, es Internet Noise.

Internet Noise, generando búsquedas aleatorias para confundir a las operadoras

Internet Noise es una herramienta desarrollada por el tecnólogo Dan Schultz. Básicamente, lo que esta aplicación hace es realizar búsquedas aleatorias en una ventana de nuestro navegador, creando todo un historial de búsquedas realmente caótico. Es como si visitases Facebook pero a la vez estuvieses buscando vestidos de princesas y relojes Casio baratos. Solo tienes que pulsar el botón que dice “Make some noise”, y automáticamente se pondrá a hacer búsquedas aleatorias en una nueva ventana.

En The Verge han hecho una prueba, y en su historial ha aparecido información sobre una cena en Massachusetts, una copia de un paper científico, un artículo del New York Times del año pasado y un resultado de Google de “skylight babies”. Yo, por mi parte, he conseguido los siguientes resultados:

Ha buscado “root theory anethesiologist” y “wharf stepson marble” en Google. Luego me ha llevado a Allstate.com, de ahí me ha llevado a Alibaba.com y luego ha buscado “necktie oxygen zebra panty” en Google para, finalmente, llevarme a la página “List of centenarians (religious figures)” en Wikipedia.

Para pararlo, solo hay que darle a “Stop the noise”. Todas estas búsquedas completamente absurdas se mezclan con las búsquedas que sí que has realizado por tu cuenta, y generan un enorme ruido — que en inglés se trauduce como “noise” — en tu historial.

No es una herramienta perfecta; es una buena forma de generar atención sobre este tema
El autor reconoce que, lejos de ser una herramienta perfecta, es una forma de protestar contra este sistema de venta de información y publicidad. Si, mientras usas esta herramienta, mantienes tus hábitos de navegación, se podrán encontrar patrones de comportamiento que eliminarán el ruido. No es la panacea, sino una forma de llamar la atención sobre este tema que, de momento, solo encontramos en Estados Unidos.

Estoy seguro de que esto será como las películas del Oeste, las hamburguesas de mala calidad o el café de mentira. Todo lo malo de Estados Unidos lo acabamos trayendo a nuestras fronteras. Ahora que ya sabes lo que es, sabrás a qué amenaza te estás enfrentando cuando llegue a España.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!