El Diario Geek

Pues a mi el iPhone SE me parece una basura

Como no podría ser de otra forma, ayer (mi ayer, que será vuestro antes de ayer) vi la keynote de Apple. Después de romperme los sesos para verla en mi ordenador, puesto que uso Linux y Android en mi teléfono, pude seguirla y ver qué estaban presentando los colegas de la manzanita. En fin, para echarse a llorar.

Nos solo a Apple, eh, que los blogs también tienen mucha culpa de todo. Hoy, chavales, vengo cargadito, porque tiene narices que Apple haya hecho lo que ha hecho y la gente le aplauda. Empecemos, que me estoy calentando.

iPhone SE, “innovación asequible”

Innovación, innovación, lo que es innovación, no es…

El año pasado llega Apple y revienta el mercado sacando sus nuevos iPhone grandes. La primera vez en la historia de la compañía que se saltan la norma sagrada de Steve Jobs: “no quiero un iPhone de más de cuatro pulgadas”. Pues toma, Steve, aquí tienes uno de 4,7 y otro de 5,5, para tu boca.

Aquí tenéis la innovación, en todo su esplendor

En fin, era una estrategia obvia teniendo en cuenta la moda de los phablets, los teléfonos grandes y demás. Bravo Apple, bravo, ahí sí lo hiciste bien. Obviamente, el precio de estos cacharros pues era, bueno, digno de Amancio Ortega. ¿999 euros un teléfono? ¿Pero estamos tontos o qué nos pasa? Pues se compró. Joder si se compró.

Pues ahora pasan seis meses, llega Apple y dice “Mira, que no, que vamos a volver a hacer las cosas pequeñitas”. Entonces saca el iPhone SE, que es un iPhone 5S con un procesador más potente. Que sí, que graba en 4K -como si todo el mundo lo usase, ¿no?-, pero ni 3D Touch, ni NFC, ni ná’ de ná’. Para colmo, la pantalla, que es de cuatro pulgadas -cuatro, eh, cuatro-, tiene la misma puñetera resolución que de la del iPhone 5s.

Es que solo tenemos que ver las comparativas de especificaciones. No voy a caer en la dinámica de “Mira, este tiene mejor procesador y más RAM, y es DDR4 y lleva la GPU no-sé-qué y te lo firma Bertín Osborne”, ¡pero es que contadme dónde está la puñetera diferencia!

En definitiva. Apple ha cogido las piezas que tenía por ahí guardadas en un cajón de cuando hizo el iPhone 5S, ha llamado al nieto de cuatro años del conserje y le ha dicho “Mira niño, móntame aquí un teléfono nuevo, que lo vamos a vender”. Y eso han hecho, y te digo una cosa: lo van a vender, porque somos idiotas y no tenemos dos dedos de frente.

No me vayáis a decir que es que se han vendido 30 millones de teléfonos de cuatro pulgadas y eso lo justifica, porque eso representa el 14% de las ventas totales de iPhone a nivel global.

Pero es que asequible, asequible, lo que es asequible… tampoco

Ahora Apple coge el teléfono que el nieto del conserje ha hecho y le pone un precio. Se reúnen y dice Juan, que es el que se encarga de esto: “A ver, yo creo que para la mierda que hemos hecho, un precio normal, asequible, económico… sería de unos 500 euros, ¿no?”. Todos se levantan, aplauden, lo sacan por la puerta grande y le invitan a copas.

Estos han comprado un iPhone SE y están tirando todo lo que se han ahorrado — Imagen de bradanovic.blogspot

Nos están vendiendo un iPhone 5S, con una cámara un poco mejor, con un procesador algo más rápido y… de color oro rosa. Por eso, señoras y señores, vais a pagar 500 euros. No estoy diciendo, porque no puedo decirlo, que funcione mejor o peor. Os digo lo que hay.

Entonces es aquí donde entramos nosotros, los blogs. Como sabéis, como buenos bloggers, tenemos que sacar las noticias los primeros para rascar visitas y conseguir dinerito del bueno -yo soy el claro ejemplo, que saco esto dos días después, claro-. Esto hace que se priorice la velocidad a la calidad y al contenido, y entonces pasa lo que pasa: nos creemos todas las palabras que San Apple nos dice. Y sí, la culpa la tenemos nosotros.

Compraréis este iPhone porque lo dicen los blogs

¿Qué harías tú si te venden un iPhone como “innovador” y “asequible”? Pues tirarte a leer el artículo. Si esas palabras la repiten cuarenta veces en cuarenta artículos distintos, pues al final acabarás pensando que oye, puede ser que sea verdad que es asequible. Y eso se hará, porque es lo que la gente quiere oír.

Y aquí está la trampa. Porque sí, el iPhone SE sí es “asequible”, pero en Estados Unidos, donde su precio es de 399 dólares, que al cambio son unos 350 euros. Amigo, en este caso incluso me lo pienso, pero es que en España… en España la cosa cambia, y coño, cambia 150 euros, que es 1/4 del Salario Mínimo Interprofesional.

Y ahora nos encontramos con titulares del tipo “El iPhone asequible”, “Apple no tiene rival por ese precio”, “El iPhone SE es un iPhone 6S pequeño”, “El nuevo iPhone revienta el mercado”… Y digo yo, ¿cómo lo sabéis? ¿Cómo os dignáis a hacer comparativas, análisis y ese tipo de afirmaciones sin ni siquiera haber probado el dispositivo?

Cuando lo probéis y juzguéis, coño, entonces decís “Oye, el nuevo iPhone es buena mierda, compradlo”, ¿pero hasta entonces? Luego nos quejaremos de que el periodismo está muerto y de que no te puedes fiar de los blogs, y una cosa te digo a ti, querido lector: no te falta razón.

Yo, simplemente, doy mi opinión al respecto -y me interesa conocer la tuya-. No seré yo el que os diga “Hay mejores alternativas por ese precio” o “Mejor compra este Android”. Cada uno hace con su dinero lo quiere, y si os gusta el teléfono pues compradlo. Si no, pues invertid en Nueva Rumasa o Bankia, que al menos salen en la tele cuando te estafan.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!