El Diario Geek

¿Por qué te salen los ojos rojos en las fotos con flash?

Seguramente tengas alguna foto en la que sales con los ojos rojos. Seguro que alguna vez, algún amigo te habrá dicho eso de “No veas tío, parece que estas poseído, ja ja ja” -tener amigos para esto…-. El caso es que los ojos rojos en las fotos son un coñazo, y el problema no es el demonio que nos posee, sino el flash. Los ojos rojos salen cuando hacemos una foto con flash en un sitio con poca luz, y lamentablemente, no podemos evitarlo -no del todo, al menos-, pero sí podemos entender el motivo.

Nuestros ojos tienen la culpa

Lo primero que tenemos que hacer es volver a las clases de Conocimiento del Medio de tercero de primaria, en concreto, al capítulo del sistema nervioso. Dentro del mismo está el sistema sensorial que blablabla, donde está el ojo.

¿Cómo funciona el ojo? Pues ya sabéis que tenemos un montón de nervios por allí y por allá, una pupila (lo negro), el iris (el círculo de colores) y la retina (que es lo que “recoge” la luz). El agujerito negro es por donde entra la luz, y el iris actúa como una cortina que se abre y se cierra para modificar la cantidad de luz que “entra” en la retina.

Cuando hay muy poca luz, la pupila se abre mucho y el iris se hace enorme — Imagen de ópticaporlacara.com

Cuando hay mucha luz, el iris se cierra, y la pupila se convierte en un agujerito muy pequeño, por el que entra poca luz. Si estamos a oscuras, el iris se abre muchísimo, y la pupila “se hace más grande”. Sea como sea, el caso es que la luz que entra en el ojo llega a la retina, y aquí es donde se produce la magia.

¿Qué es exactamente el efecto “ojos rojos”?

La retina está llenita de unas células que, en pocas palabras, captan la luz y envían la información al cerebro. En esta retina hay como una capa semitransparente llamada epitelio pigmentario, que actúa como filtro: absorbe una cantidad de luz y el resto la deja pasar a una zona llena de vasos sanguíneos -que están llenos de sangre, que es, ¡oh, sorpresa!, roja-.

Estos vasos sanguíneos, al ser iluminados, desprenden el color de la sangre que hay dentro de ellos. Cuando usamos el flash en las fotos, la pupila no tiene tiempo de cerrarse, y la cantidad de luz que entra es inmensa, lo que hace que los vasos sanguíneos reciban más luz de lo habitual. Dado que la pupila está complemente abierta, la cámara capta el momento exacto en el que estos vasos sanguíneos están iluminados.

Y así, hijo mío, es como se crean los ojos rojos.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!