El Diario Geek
Un empleado de Twitter le ha desactivado la cuenta a Donald Trump

Un ex trabajador de Twitter le borra la cuenta a Donald Trump

“Pa’ lo que me queda en el convento, me cago dentro”. Eso es lo que debió pensar uno de los ex trabajadores de Twitter que, antes de ser despedido, decidió eliminarle la cuenta a Donald Trump. A eso de las 11 de la noche, los usuarios de la red social del pajarito se dieron cuenta de que el perfil Trump, con sus 41 millones de seguidores, había desaparecido de la faz de La Tierra.

Claro, os podéis imaginar cómo estuvo Twitter anoche, y eso que solo estuvo inactiva durante poco más de 11 minutos. Todo el mundo se puso a barajar diversas teorías de la conspiración, hasta que llegó papá Twitter y explicó lo que había pasado: todo había sido provocado por un error humano.

“¿Me despides? Pues le borro la cuenta a Trump”

Tras investigar el suceso, Twitter tuvo que reconocer que el incidente fue provocado por un empleado de la compañía en su último día de trabajo. Tal y como apuntan en ADSLZone, la empresa no ha dejado de despedir empleados durante estos meses para poder remontar en lo que a beneficios se refiere. Parece ser que dieron con el empleado equivocado, a este nadie le toca los huevos.

Este tipo de sucesos no se pueden evitar

Lo que realmente nos sorprende de todo esto es que un empleado de la compañía tenga en su poder la capacidad para eliminar un perfil de Twitter de semejante calibre. Trump nos puede caer mejor o peor, pero su cuenta es la 21ª más seguida de toda la red social, y eliminarla así como así no debería ser tan sencillo.

El tema está en que los trabajadores de Twitter pueden eliminar o suspender cualquier cuenta desde la sección Trust and Safety, incluyendo las verificadas y la de los famosos. No me parece un sistema demasiado seguro, para que os voy a engañar.

Por ello, desde Twitter se han estado planteando incorporar un sistema que requiera de la presencia de dos personas para eliminar una cuenta importante, aunque no se ha llegado a implementar hasta el momento. No sé, digo yo que ahora podría ser un buen momento, eh, sin prisas.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!