El Diario Geek

Ya puedes utilizar una foto de tu pene como contraseña

Hay gente que protege sus cuentas y perfiles con una verificación en dos pasos, como un servidor. Hay personas que prefieren poner un PIN como 1234 o 1111 (un PIN indescifrable, sin fisuras), o una contraseña como jose1234 o el nombre de su mascota. Algunos más avanzados usan el escáner de iris para desbloquear el teléfono con sus ojos, y otros, que juegan en otra liga, que no son de este planeta, que nos sacan años luz de ventaja, usan una foto de su churra como contraseña.

¿Cómo es esto posible? Pues ya sabéis que en el maravilloso y basto mundo de Internet hay de todo. En este inhóspito paraje, además de vídeos de gatos y listas tipo “X cosas que no sabías de…”, hay algunas páginas de webcams eróticas en la que las modelos hacen… cosas… a cambio de unos tokens que se canjean por dinero contante y sonante. Una de las más conocidas es CamSoda, que ha sido la primera en introducir este innovador (?) sistema de desbloqueo basado en la estructura de nuestro pene.

Dickometrics, el futuro de la seguridad informática está en el pene

Penis verified! (Dios, yo no quiero vivir en este planeta…)
Dickometrics es el nombre que recibe este sistema de desbloqueo, y el funcionamiento es, cuanto menos, peculiar. Lo primero que hay que hacer es subir una foto nítida y estabilizada de nuestro miembro a la plataforma. Más tarde, a la hora de iniciar sesión, solo tendremos que enfocar la cámara de nuestro teléfono hacia nuestro pene para que, usando su “tecnología propietaria de reconocimiento de pene” (no es coña, la llaman así), CamSoda analice nuestro pepino y verifique nuestra identidad.

Darren Press, vicepresidente de la compañía, explicó en un comunicado por qué este sistema tenía todo el sentido del mundo. Agarraos:

Al igual que la huella dactilar o el globo ocular, que son de las partes del cuerpo humano más usadas en tecnología biométrica, el pene tiene muchos, muchos, muchos factores diferenciadores como el tamaño, el color o la protrusión de las venas. Sin embargo, a diferencias de las huellas o los ojos, el pene no se expone en público demasiado tiempo y mayormente está guardado bajo la ropa y se comparte solo con nuestros seres queridos, presumiblemente con aquellos en los que confiamos.

El mismo tipo dice que es mejor hacerse la foto con el pene erecto, porque los factores diferenciadores se hacen más visibles que cuando está en “modo reposo”. Sea como sea, veo un par de cosillas que hay que tener en cuenta: 1) suponiendo que este método se imponga como el más utilizado en el mundo, ¿cómo me saco la churra para desbloquear el teléfono, digamos, en el bus? y 2) ¿Qué pasa con las mujeres? ¿Acaso ellas no tienen derecho a utilizar su toto como contraseña?

La primera pregunta es de coña. La segunda no, y, de hecho, Press ha confirmado que están trabajando en un sistema similar pero enfocado a señoritas. ¿Se podría decir que la seguridad es un “coñazo”? Es una pregunta que, posiblemente, no tardemos demasiado en responder. De momento, send nudes.

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!