El Diario Geek

3 años de prisión por jugar a Pokémon GO en una iglesia

¿Os acordáis de Pokémon GO? Corría el verano de 2016 cuando los jóvenes millenials se echaron a la calle a capturar Pokémon con su teléfono. La venta de baterías portátiles se disparó, y hasta hubo gente que ofrecía su coche en Wallapop como “Coche Safari” para ir a capturar Pokémon por tu ciudad. En fin, un show.

YouTube se llenó de gente jugando en sitios inhóspitos con titulares clickbait como “Buscando POKÉMON en un CEMENTERIO” o “Intento CAPTURAR un SNORLAX y SALE MAL”. Pero eso es mierda comparado con lo que hizo Ruslan Skolovsky, un ruso que saltó al siguiente nivel: se metió en una iglesia a jugar a Pokémon GO, y sí, ha sido condenado por la justicia rusa. Ojo cuidao’, que vienen curvas.

El delito: “Incitación al odio religioso”

Rusia no es que sea el país más liberal y comprensivo del mundo. Allí, además de tener una marcada creencia cristiana, si ven que te estás pasando de listo te manda a Siberia y ala, a otra cosa. Pues algo parecido es lo que han hecho con el pequeño Skolovsky. El muchacho se metió a jugar en una iglesia en la que, supuestamente, había sido asesinado el último zar y toda su familia. Todo lo subió a su blog — un tío muy listo y espabilao’ — .

Esto, que podría haber quedado en una trastada de youtuber travieso, ha sido interpretado por el juez Yekaterina Shoponyak como “Incitación al odio religioso”. Sokolovsky ha sido condenado a tres años y medio de prisión. El juez alegaba que el comportamiento de Sokolovsky demostraba una “falta de respeto por la sociedad” y que “pretendía ofender los sentimientos religiosos”.

A cazar Pokémon se le suma que encontraron un bolígrafo espía en su casa — que, por supuesto, “no era suyo” — y que, en el vídeo, Sokolovsky subía un poquito el tono. Por lo visto, en el juicio, el blogero ha confesado que solo quería ganar dinero y hacerse famoso con los vídeos. Mirándolo por el lado positivo, será el youtuber más famoso de la cárcel, que ya es más de lo que tiene hasta ahora (guiño, guiño, codo, codo).

Fuente: Sputniknews

Jose García Nieto

¡Pon tu comentario!